¿Seguimos dándole importancia a esas cartas de amor que solíamos escribir cuando queríamos declararnos? ¿Resulta un mensaje de texto igual de romántico?
Ayúdanos a saber si la tecnología ha cambiado la perspectiva del amor.

T